EL ORDENADOR VA MUY LENTO

 

Uno de los problemas más habituales que se dan en un PC es que su funcionamiento se ralentiza a medida que le vamos dando más y más uso, hasta que se hace desesperante. Existen muchas formas para aumentar la velocidad de tu PC, las cuales paso a detallarte sin más dilación.

 

Primero te cuento lo que puedes hacer sin gastar ni un céntimo y si todo eso no resulta, tendrás que hacer una pequeña inversión para acabar con el problema.

 

ELIMINAR APLICACIONES DE INICIO

Muchos de los programas que instalamos creen que son tan necesarios para nuestro día a día que deciden que deben ejecutarse siempre por defecto, cada vez que arrancamos el PC. A medida que va pasando el tiempo, más y más aplicaciones se van acumulando para ser ejecutadas cada vez que ponemos en marcha el PC, lo que lo ralentiza cada día más.

 

SOLUCIÓN: debes eliminar todos los programas posibles del inicio, de forma que no se ejecuten de forma automática cada vez que arranques el PC. Para ello teclea en el cuadro de búsqueda “aplicaciones de inicio”:

Como encontrar las aplicaciones inicio de Windows 10

 

Pulsa en “Aplicaciones de inicio” según se indica en la imagen anterior, con lo que te aparecerá la siguiente ventana:

Como desactivar las aplicaciones de inicio

 

En la primera columna aparecen todas las aplicaciones que pueden arrancar por defecto cada vez que inicias el PC. A la derecha de cada aplicación tienes la opción de activar o desactivar la ejecución de cada una de ellas. Te recomiendo que desactives cuantas más aplicaciones mejor, ya que siempre estás a tiempo de arrancarlas tú manualmente en caso de que las necesites cuando estés trabajando. Deja sólo las aplicaciones de control de sonido, de ratón y teclado y por supuesto, el antivirus.

PERFIL DE ENERGÍA DE ALTO RENDIMIENTO

Windows 10 dispone de varios perfiles o configuraciones de energía distintas, de manera que tu PC consuma más o menos vatios durante su uso. Los consumos bajos de energía están asociados a rendimientos bajos y los consumos altos a rendimientos altos. Es como todo en la vida: si queremos que el coche corra más, consumirá más.

 

En un ordenador de sobremesa siempre elegiremos el máximo consumo, que irá ligado al máximo rendimiento. Otro tema sería en un ordenador portátil, en el que puede interesar que el consumo sea lo más reducido posible para alargar la duración de la batería.

 

SOLUCIÓN: establecer el perfil de energía óptimo en nuestro PC. Veamos como:

 

Escribe en el cuadro de búsqueda “editar plan de energía”:

Configuración de alto rendimiento en el PC

 

Pulsa en “Editar plan de energía" según se indica en la imagen anterior, con lo que te aparecerá la siguiente ventana:

Como cambiar el plan de energía

 

En mi caso ya tengo configurado el mejor plan: “Alto rendimiento”. Si a ti también te aparece, puedes dirigirte a la siguiente sección. En caso contrario, pulsa en “Cambiar la configuración avanzada de energía”, donde se indica en la imagen. Te aparecerá la siguiente ventana:

 

Clica donde indica la imagen y selecciona “Alto rendimiento” entre las distintas opciones que te aparecen. A continuación, pulsa “Aplicar” y “Aceptar” y ya tendrás tu PC configurado para que utilice toda la energía necesaria para aumentar el rendimiento al máximo de sus posibilidades.

CONFIGURAR WINDOWS DEFENDER COMO TU ÚNICO ANTIVIRUS

Es posible que de entrada no estés muy de acuerdo con dejar como único “policía” de tu ordenador a Windows Defender, pero mi experiencia me dice que cualquier PC puede ser infectado independientemente del antivirus que tenga instalado. Lo más importante es no meternos a lo loco en cualquier página y leer bien antes de clicar.

Para los que afirman que Windows Defender es un mal antivirus, hay que recordar que está diseñado por Microsoft (quien mejor conoce Windows 10) por lo que son los que mejor pueden cerrar las puertas a los piratas informáticos que pretenden infectar nuestro PC. Otra ventaja de Windows Defender es que se actualiza de forma casi inmediata y sin darnos cuenta, ya que las actualizaciones de Windows 10 incluyen todos los parches de seguridad de Windows Defender. Otra gran ventaja es que es gratuito, ya que va incluido con la licencia de Windows 10.

En cualquier caso, el motivo principal por el que recomiendo configurar Windows Defender como el único antivirus de tu PC es que apenas ralentiza el funcionamiento del ordenador, a diferencia de otros antivirus que generan una carga de trabajo más o menos importante, que en algunos casos llega a desesperar.

 

SOLUCIÓN: empieza desinstalando cualquier antivirus que no sea Windows Defender. Una vez hecho esto, el sistema se dará cuenta de forma automática que has dejado el PC sin protección antivirus y te recomendará la activación de Windows Defender. Si activas Windows Defender correctamente, te aparecerá un escudo de color blanco con un símbolo verde de “OK” en la parte izquierda de la barra de herramientas:

Configuración avanzada del plan de energía
Como saber que no tengo virus

 

Este escudo nos está diciendo que todo está controlado y que no hay ningún problema en el PC relacionado con virus, malware, etc. En cambio, si existe algún problema, veremos también un escudo, pero con una cruz roja:

Como saber que tengo un problema con el antivirus

 

En este caso lo mejor es que te preocupes y averigües que está ocurriendo. Lo más sencillo es hacer doble clic sobre el escudo con la cruz roja. En mi caso aparece la siguiente pantalla:

Windows defender tiene problemas que resolver

 

Esta es la pantalla principal para configurar todo lo relacionado con la seguridad en Windows 10. Obviamente, para que la cruz roja desaparezca en este caso y todo vuelva a la calma lo único que hay que hacer es pulsar en “Activar”, con lo que Windows Defender ya nos dejará tranquilos y volverá a poner el escudo blanquiverde.

En una futura sección explicaré cómo configurar Windows Defender para una máxima seguridad y todos los trucos que lleva asociados, ahora no viene al caso ya que lo que estamos buscando es aumentar la velocidad del PC.

VERIFICAR QUE NO TIENES VIRUS, MALWARE, ETC.

Y ya que estamos hablando de antivirus, hablemos de la pérdida de rendimiento del PC que algunos virus ocasionan. Lo primero que debe quedar claro es que no todos los virus tienen el objetivo de destrozar tu ordenador, borrarte todos los ficheros o eliminar las fotos de tu boda. Hay muchos que lo único que buscan es utilizar tu ordenador para tareas como el envío masivo de SPAM por mail o ataques de denegación de servicio (DDOS) a sitios web. Sin entrar en detalles al respecto, tienes que pensar que, si tu ordenador está siendo utilizado para realizar tareas adicionales sin que te des cuenta, como por ejemplo enviar miles de emails diarios, irá más lento en general ya que tiene una tarea continua que le ocupa recursos de forma permanente.

SOLUCIÓN: Lo primero que tienes que hacer es realizar un examen con el antivirus que tengas instalado. Si tras el análisis el antivirus no detecta nada extraño, pasa al apartado siguiente, tu problema no está relacionado con ningún virus ni nada parecido.

Si en cambio, el antivirus detecta archivos maliciosos, intenta eliminarlos. Si lo logras, probablemente la velocidad de arranque de tu ordenador aumente. Si no logras desinfectar el PC te recomiendo que guardes en una unidad externa todos tus archivos valiosos y formatees el disco duro. Es un remedio infalible y matas dos pájaros de un tiro: por un lado, eliminas el virus y por otro el rendimiento de tu PC se verá incrementado notablemente.

 

Próximamente explicaré como formatear el disco duro sin morir en el intento.

COMPROBAR QUE LAS ACTUALIZACIONES DE

WINDOWS 10 ESTÁN AL DÍA

Tener las actualizaciones de Windows 10 puestas al día puede ser la clave para que el ordenador vaya más rápido. Si no están al día, ya sea porque hay errores o por otro motivo, el PC intenta solucionar de forma automática cada vez que detecta el fallo, para lo que en ocasiones emplea gran cantidad de recursos, llegando a quedarse completamente bloqueado por culpa del problema.

 

Antes de continuar, estoy suponiendo que tienes instalado Windows 10 con una licencia auténtica: es un requisito indispensable para que las actualizaciones funcionen. Si no es el caso, te recomiendo que adquieras una licencia barata por Internet (10-15€ e incluso menos) y muchos de los problemas de tu ordenador desaparecerán. En otra sección de esta web explicaré con detalle cómo es posible que haya licencias tan baratas que funcionen exactamente igual que las que valen 140€.

 

SOLUCIÓN: Para comprobar el estado de las actualizaciones de tu PC, haz lo siguiente:

Escribe en el cuadro de búsqueda “update”, tal y como se indica en la imagen:

Como entrar en Windows Update de WIndows 10

 

Clica en “Buscar actualizaciones” según se indica en la imagen anterior (no hagas caso al icono de Discord), con lo que te aparecerá la siguiente pantalla:

Como verificar que tenemos las actualizaciones al día

 

Independientemente de que te aparezca la frase “¡Todo está actualizado!” (como es mi caso) o de que te aparezca cualquier otro mensaje, pulsa en “Buscar actualizaciones”. Windows comprobará automáticamente si está totalmente actualizado y si es así te saldrá nuevamente el mensaje “¡Todo está actualizado!”. En caso contrario se iniciará la descarga e instalación de las actualizaciones que te falten.

 

Una vez completado el proceso de actualización, los primeros reinicios pueden ser incluso más lentos ya que Windows tiene que terminar de instalar las actualizaciones, pero el resultado final es que tu ordenador irá más rápido.

VERIFICAR QUE EL DISCO DURO PRINCIPAL NO ESTÁ LLENO

Si tu disco duro está al límite de su capacidad, puedes tener problemas con el rendimiento de tu PC de forma constante.

SOLUCIÓN: Para comprobar el estado de tu disco duro, haz doble clic en el icono “Este equipo” que probablemente tengas en el escritorio o escribe “Este equipo” en el cuadro de búsqueda, según se indica en la siguiente imagen:

Como iniciar mi PC si no encuentras el icono

 

Clica en “Este equipo” según se indica en la imagen anterior, con lo que te aparecerá la siguiente ventana:

Como saber si el disco duro está lleno

 

Localiza tu disco duro o unidad SSD principal, es decir, aquel en el que tengas instalado Windows 10. Comprueba el tanto por ciento de espacio libre y si ves que es muy reducido, probablemente tu PC vaya lento por culpa de esto. En cualquier caso, esté como esté de lleno, te recomiendo que continúes con este apartado, tu PC lo agradecerá. Pulsa con el botón derecho sobre la unidad principal y selecciona “Propiedades”, según se indica en la ventana anterior. Te aparecerá la siguiente ventana:

Como liberar espacio en disco

 

Clica en “Liberar espacio”. Tras un tiempo de procesado más o menos grande, dependiendo de la potencia de tu PC y de la velocidad de tu disco duro o unidad SSD, te aparecerá una ventana muy similar a esta:

Como liberar espacio en disco

 

Te recomiendo que marques todos los conceptos y observes la cantidad de espacio en disco que recuperarías en la imagen anterior (en mi caso 3.32 GB) Luego pulsa en “Limpiar archivos de sistema”, de forma que, además de los archivos que has marcado, el sistema elimine todas las actualizaciones de Windows superadas. Al hacerlo, después de un tiempo de procesado que puede ser más largo que el anterior, el sistema recalcula el espacio que se liberará incluyendo los archivos de sistema, que básicamente son las actualizaciones obsoletas. La ventana que te aparecerá es muy similar a la siguiente:

Como borrar actualizaciones antiguas de Windows 10

 

En mi caso, la cantidad de espacio que se libera ha pasado de 3.32 GB a 6.84 GB. Vemos que ahora el sistema borrará 2.41 GB de actualizaciones, de ahí la diferencia. Ahora pulsa “Aceptar” y, tras el típico mensaje de advertencia:

Como liberar espacio en disco

 

Pulsa en “Eliminar archivos” y el sistema borrará los archivos. El proceso puede ser lento dependiendo de la potencia de tu ordenador, ten paciencia y no canceles el proceso.

Cuando termine, vuelve a pulsar “Propiedades” sobre tu disco duro y verás como el espacio disponible ha aumentado en la cantidad correspondiente:

Como saber cuanto espacio libre me queda en el PC

 

Vemos como el espacio disponible ha pasado de 503 GB a 508 GB.

EVITAR QUE MUCHAS APLICACIONES SE EJECUTEN

EN SEGUNDO PLANO

Windows 10 viene configurado por defecto para permitir que muchas aplicaciones se ejecuten en segundo plano sin que te des cuenta. Desactivar la gran mayoría de ellas hará que tu PC sea más rápido.

SOLUCIÓN: para seleccionar qué aplicaciones tienen permiso para ejecutarse en segundo plano y cuáles no, escribiremos en el cuadro de búsqueda “Aplicaciones en segundo plano”, tal y como se muestra en la imagen:

Como saber qué aplicaciones se ejecutan en segundo plano en mi pc

 

Pulsamos sobre “Aplicaciones en segundo plano” según se ve en la imagen, con lo que te aparecerá la siguiente ventana:

Como desactivar aplicaciones en segundo plano

 

En la columna de la izquierda aparecen las aplicaciones que pueden o no ejecutarse en segundo plano y en la columna de la derecha un botón deslizante que indica si la aplicación tiene permiso para ello. Te recomiendo que desactives cualquier aplicación que no esté relacionada directamente con el sistema operativo Windows 10, el correo o las aplicaciones relacionadas con los periféricos y componentes: tarjeta gráfica, tarjeta de sonido, cascos, etc. Tras desactivar las aplicaciones pertinentes, debe quedarte algo así:

Como saber qué aplicaciones se ejecutan en segundo plano en mi ordenador

RECUPERACIÓN DE WINDOWS 10

Windows 10 dispone de varios métodos para recuperar el sistema operativo cuando éste empieza a dar problemas, ralentizando el PC. Para acceder a la ventana que nos permite acceder a todas las opciones para que Windows 10 vuelva a estar intacto, escribe en el cuadro de búsqueda “recuperar”, tal y como se indica en la imagen siguiente:

Opciones de recuperación de Windows 10

 

Clica en “Opciones de recuperación” como se indica en la imagen anterior, con lo que accederás a la siguiente pantalla:

Opciones de recuperación de Windows 10

 

La opción que más me gusta es la tercera, “Inicio avanzado”, para lo que es necesario crear una unidad USB que sea detectada por el ordenador como un sistema operativo que permita arrancar el PC. Próximamente explicaré con todo detalle cómo hacer esto.

 

AJUSTAR LA APARIENCIA Y EL RENDIMIENTO

 

Cuando el PC va muy lento siempre es de gran ayuda ajustar la configuración del sistema para obtener el mejor rendimiento posible, aunque el resultado sea un entorno de trabajo menos "vistoso". Tras implementar este ajuste, el sistema deja de utilizar todo tipo de animaciones, efectos, suavizados y sombras mientras trabajamos, reduciendo el consumo de recursos. En uno o dos minutos lo tendrás configurado, siguiendo los siguientes pasos:

Escribe en el cuadro de búsqueda “Configuración avanzada”, tal y como se muestra en la imagen:

1.0.Ajustar alto rendimiento.png

 

Pulsa en “Ver la configuración avanzada del sistema”, según se indica en la imagen anterior. Nos aparecerá la siguiente ventana:

1.1.Ajustar alto rendimiento.png

 

Pulsa en “Rendimiento - Configuración” según se muestra en la imagen, con lo que accederás a la siguiente ventana:

1.2.Ajustar alto rendimiento.png

 

Probablemente tengas seleccionada la misma opción que yo, que es “Dejar que Windows elija la configuración más adecuada para el equipo”. Pulsa en “Ajustar para obtener el mejor rendimiento” y observa que se desmarcan todas las opciones de debajo de la ventana:

1.3.Ajustar alto rendimiento.png

 

Pulsa Aceptar y Windows 10 aplicará inmediatamente los nuevos ajustes y comprobarás como tu PC funciona más ligero.

DESINSTALAR TODOS LOS PROGRAMAS QUE NO SE USAN

 

Es bastante habitual instalar programas para ver cómo funcionan y olvidarnos de desinstalarlos. La mayoría sabe que cuando se instala un programa éste ocupa un espacio determinado en el disco duro o unidad SSD, por lo que es obvio que su desinstalación liberará ese mismo espacio. Pues bien, ese no es el único beneficio de desinstalar un programa: también se libera memoria RAM.

 

Sorprendentemente, aunque durante la sesión no hayamos arrancado el programa y éste tampoco lo haya hecho automáticamente cuando arrancamos el PC, en muchos casos se cargan otros procesos relacionados con la aplicación, como por ejemplo los encargados de vigilar si ha salido una actualización de la aplicación.

 

Para comprender esto perfectamente no tenemos más que pulsar “CTRL+ALT+SPR” al mismo tiempo y seleccionar “Administrador de tareas”, obteniendo así la siguiente ventana:

2.0.Eliminar aplicaciones que no se usen.png

 

Esto lo he hecho en mi ordenador inmediatamente después de arrancarlo. El primer proceso o aplicación que vemos cargado en memoria es “Adobe Acrobat Update Service”, pero os puedo asegurar que no he ejecutado el programa Acrobat Reader y tampoco se ha ejecutado durante el arranque, ya que lo tengo deshabilitado. Más abajo vemos los procesos “Dropbox Service” y “Dropbox Update” y tampoco he arrancado Dropbox ni se ha ejecutado durante el arranque.

 

Si son programas que utilizamos habitualmente todo es correcto y no hay que hacer nada, pero si encontramos procesos relacionados con programas que no utilizamos, desinstalarlos liberará la cantidad de memoria RAM que aparezca en la columna correspondiente.

 

Por si alguien no recuerda cómo se hace, para desinstalar un programa escribe en el cuadro de búsqueda “panel de control” y pulsamos en “Programas y características”:

2.1.Eliminar aplicaciones que no se usen.png

 

Esto nos lleva a la siguiente ventana:

2.2.Eliminar aplicaciones que no se usen.png

 

Una vez en esta pantalla, no tenemos más que seleccionar la aplicación que queremos desinstalar y pulsar “Desinstalar”, según se indica en la imagen.

DESFRAGMENTAR, PERO SÓLO EN EL CASO DE HDD

 

La desfragmentación de los discos duros mecánicos o HDD consiste en “ordenar” los archivos que contiene el disco para que la lectura de éstos sea más rápida. Lo que explico a continuación no es válido para unidades de estado sólido o SSD.

Cuando guardamos datos en un disco duro limpio la escritura se realiza en orden secuencial, es decir todos los datos seguidos. Esto significa que el cabezal del disco que realiza la escritura (clic aquí para saber más) funciona como un tocadiscos cuando reproduce una canción: la aguja no da saltos por la superficie del vinilo, hace un recorrido continuo. Si escribimos diez archivos consecutivos y luego borramos el cuarto, quedará un hueco vacío: este es el origen del problema. Cuando posteriormente guardemos nuevos archivos en el disco, el sistema empezará a escribir al principio de ese hueco, aunque el archivo no quepa en él. Cuando se acabe el espacio, el cabezal saltará al siguiente espacio libre para terminar de escribir el archivo, con lo que quedará partido en dos (fragmentado).

 

¿Qué problema genera esto? Pues que la consulta de ese archivo será más lenta porque el cabezal tiene que “saltar” del primer trozo al segundo, lo cual no es instantáneo. Lógicamente, cuanto más fragmentado (troceado) esté el archivo que leemos, más lenta será la lectura: si el archivo está en 20 trozos, el cabezal tendrá que dar 19 saltos para poder terminar de leer el archivo entero.

Para desfragmentar el disco, es decir, juntar todos los trozos de todos los archivos que andan desperdigados por el disco duro y aumentar así su velocidad de lectura, escribe “Desfragmentar” en el cuadro de búsqueda, tal y como se indica en la siguiente imagen:

3.0.Desfragmentar.png

 

Clica en “Desfragmentar y optimizar unidades” tal y como se indica en la imagen anterior, te aparecerá la siguiente ventana:

3.1.Desfragmentar.png

 

Si el estado de los discos duros y unidades de estado sólido es “Correcto” no hagas nada, tu ordenador va lento por otros motivos. Si por otro lado en algún caso no es así, selecciona la unidad y pulsa “Optimizar”(ten paciencia, suele tardar horas). 

 

Lo normal es que los estados sean correctos por lo que la optimización (Windows 10 le llama así porque la palabra desfragmentación no es válida para los discos SSD) se realiza periódicamente sin que nos demos cuenta. En mi caso la tengo programada semanalmente, te recomiendo que hagas lo mismo para poder olvidarte de este asunto para siempre.

DESACTIVAR EL INICIO RÁPIDO DE WINDOWS 10

 

El inicio rápido de Windows 10 es una opción que permite no apagar completamente el equipo para poder arrancarlo más rápido, quedándose en un modo de bajo consumo. A mi personalmente no me gusta dejar los equipos electrónicos parcialmente apagados, por lo que no recomiendo utilizar esta opción. Por otro lado, su uso puede derivar en algunos problemas que terminen ralentizando el equipo.

 

Para desactivarlo, teclea en el cuadro de búsqueda “panel de control” y selecciona “Opciones de energía”, según se indica en la siguiente imagen:

4.0.Desactivar inicio rápido.png

 

Accederás a la siguiente ventana:

4.1.Desactivar inicio rápido.png

 

Ahora pulsamos en “Elegir el comportamiento de los botones de inicio/apagado” según se indica en la imagen, pasando a la siguiente ventana:

4.2.Desactivar inicio rápido.png

 

Pulsa en “Cambiar la configuración actualmente no disponible” según se indica en la imagen, tras lo que podremos desmarcar la opción “Activar inicio rápido (recomendado)”. También te recomiendo desactivar la opción “Suspender”.

CAMBIOS DE HARDWARE

 

Si has llegado hasta aquí y tu PC continúa siendo demasiado lento, ha llegado el momento de rascarse un poco el bolsillo. Te daré unos cuantos consejos que te pueden ayudar a rentabilizar al máximo la inversión que realices.

 

CAMBIAR EL DISCO DURO MECÁNICO (HDD) POR UNA UNIDAD DE ESTADO SÓLIDO (SSD)

Si tienes Windows 10 instalado en una unidad SSD, pasa al siguiente apartado. Si en cambio utilizas el clásico disco duro mecánico (HDD, clic aquí) te recomiendo que lo sustituyas por una unidad de estado sólido SSD (clic aquí).

Esta sustitución se traducirá en un aumento del rendimiento en todos los aspectos: arranque del PC, ejecución de programas, apertura de archivos, etc. Si te decantas por una unidad SSD con interfaz de comunicaciones SATA-III la velocidad será unas 4 veces mayor y si compras una unidad con interfaz PCI-e (NVMe) la velocidad de lectura y escritura se puede multiplicar entre 15 y 35 veces o incluso más dependiendo del dinero que quieras gastar:

Velocidad orientativa discos duros HDD mecánicos: 90-100 MB/s

Velocidad orientativa unidades SSD SATA-III: 300-400 MB/s

Velocidad aproximada unidades SSD PCI-e 3.0 (NVMe): 1800-3500 MB/s

Velocidad aproximada unidades SSD PCI-e 4.0 (NVMe): Entre 4500 MB/s y 7000 MB/s

Antes de comprar una unidad SSD PCI-e asegúrate de que tu placa base es compatible. Una vez adquirida la unidad SSD, tendrás que instalar Windows 10 en ella desde cero. Próximamente explicaré con todo detalle cómo instalar Windows 10 en una unidad SSD nueva o recién formateada.

 

AUMENTAR LA CANTIDAD DE MEMORIA RAM

Esta mejora es muy sencilla de explicar y aplicar: si tienes 4 GB de memoria RAM añádele 4 GB más y el rendimiento de tu PC se verá incrementado notablemente. Si tienes instalados 8 GB o más pasa al siguiente apartado. Antes de comprar asegúrate de que la memoria que agregues sea igual a la que tienes instalada (DDR3 o DDR4, misma frecuencia y latencia, etc.). Para saber más de la memoria RAM, clica aquí.

 

SUSTITUIR LA TARJETA GRÁFICA

Si tienes problemas mientras juegas, ya sabrás que instalar una tarjeta gráfica más potente (clic aquí) será de gran ayuda. Si estás utilizando la gráfica que viene integrada en la placa base, cualquiera que instales aumentará muchísimo el rendimiento, ya que las gráficas integradas tienen un rendimiento muy inferior a las externas.

CAMBIAR PLACA BASE, PROCESADOR Y MEMORIA RAM

En lugar de sustituir el PC por completo, es preferible comprar sólo una nueva placa base, un procesador compatible con ésta y la memoria RAM adecuada.

 

¿Qué ventajas tiene comprar sólo estos componentes en lugar de un PC completo?

-Elegimos los modelos que más nos convienen en cada caso, pudiendo aprovechar ofertas individuales de cada uno. Cuando un PC viene equipado tenemos que conformarnos con lo que lleva montado. 

-Reutilizamos la torre, los ventiladores de dicha torre, la fuente de alimentación, los discos duros y unidades SSD, la regrabadora de DVD y todos los cables que puedan ser necesarios.

-Aprenderás muchísimo comprando los nuevos componentes y también montándolos en tu caja, incluso aunque tenga que ayudarte un amigo que tenga experiencia en caso de que no te atrevas. Una vez logrado el objetivo, el PC deja de ser una “caja llena de cables chips”, porque comprenderemos lo que hay en su interior y para qué sirve cada elemento.

www.elmanitasdelpc.com

Si necesitas ayuda respecto a lo que acabas de leer o sobre cualquier otro tema relacionado con el ordenador, envíame un email a ventura_perez@hotmail.com y te ayudaré sin compromiso.