EL MEJOR ANTIVIRUS Y MEJOR FIREWALL

 

Todos sabemos de la importancia de tener un buen antivirus instalado en el PC, sobre todo los que hemos padecido alguna infección y hemos tenido que formatear el ordenador porque no había forma de librarse de la amenaza. El dilema está en que, por un lado hay muchos antivirus para elegir, y por otro Windows 10 lleva incorporado Windows Defender como antivirus de serie, por lo que es lógico tener dudas respecto a si es necesario o no comprar un antivirus adicional. Antes de iniciar el análisis, no está de más recordar que la última barrera de seguridad y la más importante somos nosotros mismos: si no navegamos por sitios extraños y nos lo pensamos dos veces antes de clicar cualquier link que nos pase por delante, la probabilidad de que nuestro PC se infecte es mínima.

 

Para saber cuál es el mejor antivirus no podemos recurrir a la experiencia personal, ya que es muy caro adquirirlos todos y además probarlos es una tarea ardua y compleja. Lo más práctico es entrar en la web especializada en realizar test a los diferentes antivirus existentes, cuyo link os pongo a continuación:

 

Prueba de programas antivirus para Windows 10 - octubre 2021 | AV-TEST

Si clicas en el link anterior, accederás a una página con la siguiente pinta:

1.0.Tabla con resultados de todos los antivirus.png

 

Se observan en las 3 columnas de la derecha las puntuaciones que ha obtenido cada antivirus en protección, rendimiento y usabilidad. En todas ellas Windows Defender ha obtenido la puntuación máxima, un 6/6. Si a esto añadimos que viene integrado en Windows 10 (es gratis, no requiere instalación y se actualiza automáticamente a través de Windows Update) es correcto afirmar que Windows Defender es el mejor antivirus para nuestro PC.

 

Una vez queda claro cuál es el antivirus ideal, paso a explicarte sus funciones más importantes y utilizadas.


A.-EL PANEL DE SEGURIDAD
 

El centro de mando de Windows 10 en lo que respecta a virus y amenazas es el panel de seguridad, desde donde tenemos acceso a todas las funciones relacionadas con la protección de nuestro ordenador. Para acceder a este panel, haz doble clic en el icono con forma de escudo que aparece en la parte derecha de la barra de herramientas inferior del escritorio:

2.0.Panel de seguridad.png

 

Te aparecerá la ventana correspondiente al panel de seguridad:

2.1.Panel de seguridad.png

 

Desde aquí se accede a la configuración de Windows Defender, al Firewall de Windows y otras opciones, aunque sólo veremos las más utilizadas. Este panel es muy útil para comprobar de un vistazo que todo está en orden (todas las marcas de “OK” aparecen en color verde). Si algo va mal, en la barra de herramientas el escudo aparece con una cruz roja:

2.2.Panel de seguridad.png

 

Si hacemos doble clic en el escudo, accederemos al panel de seguridad y rápidamente veremos el problema, que estará marcado también con una cruz roja:

2.3.Panel de seguridad.png

 

No debemos desatender las cruces rojas: es importante resolver el problema cuanto antes, ya que mientras no estén todas las marcas en color verde nuestro PC está en riesgo. Veamos ahora cuáles son las acciones que más te puede interesar realizar con Windows Defender.


B.-BUSCAR VIRUS
 

Cuando nuestro ordenador sufre problemas extraños (reinicios o cuelgues inesperados, bloqueos incomprensibles, procesador al 100% sin motivo, etc.) es posible que sea debido a un virus, por lo que antes de empezar a buscar un fallo de software o de hardware realizaremos un análisis con Windows Defender y comprobaremos si nuestro PC está infectado. Para ello, desde el panel de seguridad, clica en la primera opción “Protección antivirus y contra amenazas”. Todas las opciones de configuración de Windows Defender se encuentran tras esta opción del menú:

2.1.Panel de seguridad.png

Accederás a la siguiente ventana:

3.0.Buscar virus en el ordenador.png

 

Ahora haz clic en “Opciones de examen”, con lo que accederás a un menú que nos permite elegir entre 4 exámenes diferentes:

3.1.Buscar virus en el ordenador.png

 

Para empezar, elige siempre “Examen rápido” y pulsa en “Examinar ahora”. Es probable que con este examen Windows Defender ya detecte un virus si es que existe. Si lo detecta, intenta eliminarlo y si no es posible, utiliza la cuarta opción “Análisis de Microsoft Defender sin conexión”. Esta opción es más potente y elimina algunos virus muy resistentes que no se dejan eliminar valiéndose de la conexión a Internet. Requiere reiniciar el PC, pero vale la pena intentarlo. Si este último análisis no consigue eliminar el virus, te recomiendo que formatees el disco duro: seguro que solucionas el problema y dejas de perder el tiempo (tengo pendiente crear la página para explicar las opciones de qué dispones).

 

Si en el primer “Examen rápido” Windows Defender no encuentra nada, puedes intentar la opción “Examen completo”, la cual puede tardar varias horas. Si este análisis no encuentra virus, puedes estar tranquilo que tu PC no está infectado.

Como norma general, siempre debemos pasar el antivirus a cualquier archivo de procedencia desconocida. Por ejemplo, si descargamos un archivo, programa, película o canción mediante Emule u otro programa similar, es bueno verificar con Windows Defender que no se trata de un virus antes de hacer doble clic sobre él, con lo que nos ahorraremos muchas sorpresas desagradables. Para ello no tienes más que pulsar con el botón derecho sobre el archivo y elegir del desplegable "Examinar con Windows Defender".


C.-ACTIVAR Y DESACTIVAR PROTECCIÓN EN TIEMPO REAL
 

En ocasiones Windows Defender detecta como virus algún archivo que nosotros sabemos que no lo es, como por ejemplo un crackeador de claves. Cuando Windows Defender detecta el archivo lo pone en cuarentena, desapareciendo de la ubicación original (por ejemplo, si lo tenemos en un pendrive, Windows Defender lo aísla nada más introducir la unidad USB). Para evitar esto, pulsa en “Administrar la configuración”:

3.0.Buscar virus en el ordenador.png

 

Tras esto, nos aparece la siguiente ventana:

4.0.Desactivar protección temporalmente.png

 

Ahora tienes que desactivar la protección en tiempo real, haciendo clic sobre el pulsador deslizante que te indico en la ventana anterior. Tras esto, se desactiva la protección, indicándote el sistema que el PC está expuesto:

4.1.Desactivar protección temporalmente.png

 

Ahora ya puedes introducir la unidad USB con el archivo que no quieres que Windows Defender mande a la cuarentena.

D.-PERMITIR EXCLUSIONES O CARPETAS QUE EL ANTIVIRUS NO DEBE VERIFICAR
 

En línea con el apartado anterior, es posible que ese archivo que no queremos que Windows Defender aísle, necesitemos guardarlo en el disco duro del PC. El problema es que en cuanto reactivemos la protección en tiempo real, Windows Defender lo detectará y lo aislará nuevamente. Para evitar esto, podemos indicar ciertas carpetas o archivos que no queremos que el antivirus analice nunca y así poder guardar el archivo. Para ello, pulsaremos “Administrar la configuración” en la ventana principal que hemos visto antes:

5.1.Exclusiones.png

 

En la ventana que aparece a continuación, haz clic en la opción “Agregar o quitar exclusiones”:

5.2.Exclusiones.png

 

Te aparecerá la siguiente ventana:

5.3.Exclusiones.png

 

Pulsa en “Agregar exclusión”, te aparecerán 4 opciones. Tienes que decidir si quieres que Windows Defender no analice un único archivo, no analice una carpeta, no analice un tipo de archivo en general o que no analice un proceso. Lo mejor es que elijas una carpeta y metas ahí todo lo que no quieras que sea chequeado por el antivirus:

5.4.Exclusiones.png

 

Te aparecerá el explorador de Windows para que elijas la carpeta y ya tienes resuelto el problema.

E.-VERIFICAR QUE WINDOWS DEFENDER ESTÁ ACTUALIZADO
 

No está de más verificar si Windows Defender está totalmente actualizado. En ocasiones Windows Update no funciona bien, y si bien otras actualizaciones no son críticas y pueden esperar, Windows Defender debe estar siempre a la última, ya que los virus más dañinos son siempre los desconocidos y de aparición más reciente. Para ello no tienes más que acceder a la ventana “Protección contra antivirus y amenazas” a la que hemos accedido en los apartados anteriores y pulsar en “Buscar actualizaciones” dentro de la sección “Actualizaciones de protección contra virus y amenazas”:

3.0.Buscar virus en el ordenador.png

 

Nos aparecerá la siguiente ventana, donde pulsaremos en “Buscar actualizaciones”:

6.1.Actualizaciones de Windows Defender.png

 

Si no aparece ningún mensaje, es que todo ha ido bien y el antivirus está perfectamente actualizado.


F.-DESACTIVAR LAS NOTIFICACIONES DE LA PROTECCIÓN DE CUENTAS
 

Si tienes la sensación de que recibes demasiadas notificaciones referentes a las cuentas de usuario, te explico como eliminarlas. Desde la ventana de “Protección contra virus y amenazas” que venimos utilizando en los apartados anteriores, pulsa en “Administrar la configuración”, dentro de “Configuración de antivirus y protección contra amenazas”:

3.0.Buscar virus en el ordenador.png

 

En la ventana que te aparece, ve hacia abajo y pulsa en “Cambiar la configuración de notificaciones” dentro de la sección “Notificaciones”:

7.0.Notificaciones.png

 

Te aparecerá la siguiente ventana:

7.1.Notificaciones.png

 

Dentro de “Notificaciones de la protección de cuentas” haz clic en el botón deslizante “Activado”, con lo que ya no te llegarán las notificaciones relacionadas con las cuentas de usuario de Windows.

 


EL FIREWALL DE WINDOWS 10
 

 

Antes de empezar, es bueno recordar que existen dos tipos de firewalls: hardware y software. En este apartado hablo sólo de los firewalls de tipo software, es decir, no existe ningún equipo adicional instalado más allá de nuestro PC y sus periféricos habituales.

 

La función del firewall es validar todas las comunicaciones entrantes y salientes entre nuestro PC e Internet. Es como el guardia de seguridad de la entrada de, por ejemplo, una base militar: cualquier coche que pretenda entrar debe parar ante la barrera, enseñar su documentación al guardia y, si éste la considera correcta, le abre la barrera y puede entrar. Esto es lo que hace el firewall con cualquier comunicación entrante (resumiendo y simplificando mucho): la analiza y decide bloquearla o dejarla pasar en función de si detecta o no dicha aplicación en su lista de aplicaciones permitidas.

Windows 10 lleva preinstalado un firewall, además del antivirus Windows Defender que ya conocemos. Si en el caso de los antivirus no era sencillo decidir cuál es el mejor, en el caso de los firewalls aún menos. No puedo afirmar que el firewall de Windows es el mejor y el que más tráfico malicioso procedente de Internet bloquea, pero sí que es el más barato e inmediato, ya que viene integrado en el sistema operativo. Paso a explicarte cómo funciona de la forma más simple posible.

8.0.0.Firewall.jpeg

 

Como ya dijimos al principio, el centro de mando de Windows 10 en lo que respecta a virus y amenazas es el panel de seguridad, desde donde tenemos acceso a todas las funciones relacionadas con la protección de nuestro ordenador. Para entrar en la configuración del firewall de Windows haremos clic en la tercera opción de dicho panel “Firewall y protección de red”:

8.0.El firewall.png

 

Accederemos al menú de configuración del firewall:

8.1.El firewall.png

 

Lo primero que llama la atención son los tres tipos de redes para los que el firewall está preparado: de dominio, privada o pública. No son más que tres distintos perfiles con diferentes permisos para permitir o denegar el tráfico, de los que normalmente se utilizan dos:

 

-Red pública: perfil configurado para rechazar conexiones entrantes si no hemos iniciado nosotros la comunicación, al estar en un entorno hostil, como puede ser la red wifi de un aeropuerto.

 

-Red privada: perfil configurado para aceptar conexiones entrantes al estar en un entorno confiable, como la red LAN de nuestro hogar. Esta es el perfil que probablemente tengas activo en el PC.

 

En el primer caso parece evidente que el firewall es imprescindible, pero no en el segundo, cuando estamos en la red del hogar y nos encontramos en un entorno NAT, o lo que es lo mismo, que estamos conectados a Internet mediante un router, que filtra todas las comunicaciones entrantes y salientes mediante el uso de los puertos. En el caso extremo de que no tuviéramos ningún puerto abierto en el router, no podríamos sufrir ningún ataque desde Internet, por lo que el firewall lo único que haría es protegernos de algún ataque interno desde nuestra propia red local o LAN (clic aquí para saber más), lo cual es altamente improbable.

 

La realidad es que siempre tenemos puertos abiertos, ya que la mayoría de aplicaciones que se ejecutan en nuestro PC necesitan comunicarse con Internet, y para ello necesitan tener un puerto disponible. Esta apertura o mapeo de puertos se realiza prácticamente siempre en automático, ya que la gran mayoría de routers dispone de la opción UPnP, que permite abrir los puertos para las aplicaciones de forma automática y transparente (vamos que tu PC tiene gran cantidad de puertos abiertos y ni te has enterado). La apertura de puertos manual más famosa es la que requiere el programa Emule para poder tener “ID Alta”.

8.1.1.El firewall.png

 

Para comprender el funcionamiento del firewall lo mejor es entrar directamente en “Configuración avanzada”:

8.1.El firewall.png

 

Apareciendo la siguiente ventana:

8.2.El firewall.png

Esta ventana contiene información general y da acceso a todas las opciones de que dispone el firewall. Ahora haremos clic en “Reglas de entrada” ignorando las demás opciones. Nos aparece una ventana como esta:

8.3.El firewall.png

 

Nos aparece una lista con las aplicaciones o programas que el firewall deja pasar hasta nuestro PC por estar acreditadas. Es como cuando algunos pasamos la tarjeta identificativa en la entrada de nuestro trabajo: el sistema comprueba que estamos en la base de datos y nos abre la barrera. El firewall hace lo mismo: comprueba que el programa está en esta lista y le permite el acceso.

 

Quizás te preguntes, ¿Quién ha configurado el acceso para estas aplicaciones? Muy sencillo: el acceso se ha configurado de forma automática durante la instalación, no hay más truco. Hay otras aplicaciones o programas que no conocerás, que forman parte del sistema operativo Windows y que, obviamente, también tienen acceso a nuestro ordenador.

 

Para comprender un poco mejor esto, vamos a ver un ejemplo en el que le quitamos a una aplicación el acceso a nuestro ordenador.

EJEMPLO

La aplicación que voy a dejar temporalmente sin acceso a mi PC es “Steam” y “Steam Web Helper”, las cuales seguramente muchos tendréis instaladas. En la imagen siguiente vemos que hay DOS líneas para cada aplicación:

8.4.El firewall.png

 

El motivo de que haya dos líneas para cada una es que una regla permite el acceso a la aplicación utilizando el protocolo TCP y la otra el UDP. Hacemos clic con el botón derecho encima de cada una de las 4 líneas (o de las 4 seleccionadas al mismo tiempo) y las eliminamos, tal y como te indico en la siguiente imagen:

8.5.El firewall.png

 

Una vez eliminadas las 4 líneas, la aplicación Steam no tiene acceso a nuestro ordenador. Para comprobarlo, no tienes más que intentar arrancarla. En mi caso (espero que en el tuyo también) me aparece la siguiente ventana:

8.6.El firewall.png

 

Como puedes ver, el firewall se da cuenta de que la aplicación “Steam” no está en su lista y no la deja pasar. Eso sí, te avisa y te da la opción de permitirle el acceso de forma sencilla, pulsando el botón “Permitir acceso”. Si lo haces y vuelves a consultar la lista anterior, verás como “Steam” se ha vuelto a incorporar a la lista de los "elegidos" que tienen acceso a tu PC.

¿Te gusta la web?

Dame tu opinión dejando una reseña en Google mediante el siguiente link:

https://g.page/r/CTJmMMNSXDVhEAg/review

www.elmanitasdelpc.com