EL ORDENADOR SE CALIENTA MUCHO
 

Cuando la temperatura del interior de la caja del PC sube, todos los componentes instalados en el interior sufren. El calor disminuye el rendimiento de cualquier equipo electrónico, además de reducir su vida útil. Para evitar la acumulación de calor las cajas disponen de ventiladores frontales que inyectan aire fresco al interior y ventiladores traseros que extraen el aire caliente. Para maximizar la eficiencia de estos ventiladores y mantener una temperatura interna lo más baja posible, es ideal que el flujo de aire no encuentre obstáculos en su camino desde que entra hasta que sale de la torre. Aquí radican la mayoría de problemas de ventilación.

Ventilador trasero que extrae aire caliente al exterior de la caja

Disipador y ventilador del procesador.

Tarjeta gráfica

Fuente de alimentación ubicada en la parte inferior y en un compartimento que la aisla del resto de la caja.

PC hiperventilado, ventiladores de color verde

Ventiladores frontales que introducen aire fresco al interior de la caja

Los tres equipos más sensibles a una subida inoportuna de la temperatura del interior de la caja y al mismo tiempo los que más calor generan son:
 
El procesador
Por ser un equipo que trabaja constantemente, como si de nuestro corazón se tratase, requiere de una refrigeración propia, la cual consiste en un disipador en contacto directo con él y un ventilador que evacúa el calor que recoge dicho disipador. Para que esta refrigeración sea efectiva es imprescindible que el aire de dentro de la caja sea lo más frío posible.

 
La tarjeta gráfica
Cuando jugamos o trabajamos con programas de diseño gráfico, este componente realiza muchas operaciones, por lo que su temperatura sube rápidamente. La mayoría de gráficas disponen de ventiladores incorporados para extraer el calor que se acumula en sus circuitos y, al igual que el procesador, también requiere que el aire del interior de la caja sea frío para que dicha ventilación sea efectiva.

 
La fuente de alimentación
Este componente es uno de los que más calor produce, aunque al igual que las tarjetas gráficas lleva su ventilación incorporada que mantiene a raya la temperatura máxima que alcanza, extrayendo el calor fuera de la caja.


 

SÍNTOMAS DE UNA SUBIDA DE TEMPERATURA
 

Cuando la temperatura sube por encima de lo normal pueden ocurrir diferentes cosas:
 
-La caja desprende más calor de lo habitual.
-Los ventiladores hacen más ruido de lo normal.
-Si disponemos de un programa que nos ofrezca la temperatura de la CPU y la tarjeta gráfica, como por ejemplo “open hardware monitor”, ofrecerá mediciones altas (aproximadamente más de 60ºC en gráficas y más de 70ºC en procesadores).
-El rendimiento se reduce y algunas aplicaciones se cuelgan.
-Aparece la terrible pantalla azul de error.
-El PC se apaga y reinicia de forma inesperada, sobre todo cuando llevamos mucho rato utilizándolo.

Si no quieres que tu PC acabe como el de la imagen siguiente, sigue leyendo (es broma).

 

Ordenador quemado

MOTIVOS POR LOS QUE LA TEMPERATURA DEL PC SUBE

Los motivos por los que la temperatura del PC aumenta de forma descontrolada pueden ser muy variados. Te los detallo inmediatamente para que puedas averiguar si tienes un problema que está ocasionando una temperatura demasiado alta en tu ordenador.

 

Las causas de una subida de temperatura, de la más frecuente a la menos habitual, son:

 

Las rejillas de ventilación y los ventiladores están a tope de polvo y pelusas

El exceso de suciedad en las rejillas y ventiladores reduce el flujo de aire frío que entra por el frontal de la caja y, de igual modo, el flujo de aire caliente que sale por la parte trasera. La idea es simple: menos caudal de aire implica menos refrigeración y más temperatura.

Solución: limpiar las rejillas y los ventiladores delanteros y traseros, intentando que el polvo no se extienda por el resto de la caja y sus componentes. Para facilitar la limpieza son ideales las cajas que disponen de rejillas antipolvo, como la NOX Hummer ZX USB 3.0 (la que tengo). No te limites a ventiladores y rejillas: quita todo el polvo que veas.

Ordenador sucio a tope de polvo

 

Los ventiladores no rinden lo suficiente

Otro motivo por el que el flujo de aire puede reducirse, con el inmediato aumento de la temperatura del interior de la torre, es que los ventiladores hayan envejecido, perdiendo eficiencia o que simplememente son defectuosos. También puede ocurrir que hayas cambiado la torre de una ubicación fresca a una más calurosa, lo que hace que los ventiladores que antes eran correctos, ahora se quedan cortos. Otra posibilidad es que hayas empezado a jugar a algún juego que exprima al máximo las posibilidades de tu PC, lo que hace que se caliente más de lo habitual.

Solución: Chequea tu sistema de ventilación realizando las siguientes comprobaciones:

 

Revoluciones bajas de los ventiladores

Comprueba que todos los ventiladores estén girando a máximas revoluciones. Si tus ventiladores disponen de conexión a la placa base (no todos tienen) podrás comprobar desde la BIOS las revoluciones de cada uno de ellos. Si en la BIOS observas que dispones de varios modos de funcionamiento, elige el que indique “Alto rendimiento” o algo parecido. Si lo logras, tus ventiladores harán más ruido, pero refrigerarán mejor. Si prefieres no entrar en la BIOS, hay programas como Open Hardware Monitor que permiten monitorizar y controlar todos los ventiladores que estén conectados a la placa base. Clicando en el link se accede a la página en la que se puede descargar este sencillo y útil programa.

 

Ventiladores pequeños

Comprueba que los ventiladores de tu caja tienen un diámetro de 120 mm o más grandes. Si son de 80 mm te recomiendo que los cambies, ya que el caudal que impulsan acostumbra a ser bastante bajo. En la imagen inferior vemos la diferencia entre un ventilador de 80, de 92 y de 120 mm.

Ventiladores de 80 mm, 92 mm y 120 mm

 

Cantidad de ventiladores de la caja

Comprueba que la caja incorpora al menos dos ventiladores de 120 mm en el frontal y al menos uno también de 120 mm en la parte trasera. Si no es así, probablemente necesites instalar más ventiladores. Clica aquí para saber lo que necesitas para comprar los ventiladores más adecuados a tus necesidades. Abajo vemos una caja equipada con tres ventiladores frontales para entrada de aire frío y uno trasero para extracción del aire caliente.

Ordenador con muchos ventiladores

 

Calidad de los ventiladores de la caja

No todos los ventiladores con el mismo tamaño rinden igual. Es posible que tus ventiladores funcionen bien, pero simplemente ofrezcan un caudal demasiado bajo para las exigencias de tu PC. Por ejemplo, es un error común utilizar los disipadores y ventiladores que en ocasiones vienen suministrados junto a los procesadores a modo de “regalo”, ya que su rendimiento es muy pobre.

Solución: Clica aquí para saber todo sobre los ventiladores y decidir si los cambias o realmente no es necesario.

Selector de velocidad en Low

Si tu caja incorpora en el frontal un selector manual de velocidad de giro de los ventiladores (Off-Low-High, por ejemplo) es posible que seleccionaras Low para reducir el ruido en invierno y no te hayas acordado de volver a High cuando ha llegado el verano.

Solución: selecciona High y el problema de temperatura desaparecerá, aunque lógicamente los ventiladores harán algo más de ruido.

Esto me ocurrió hacer un par de veranos: el ordenador reiniciaba constantemente un día de mucho calor, hasta que me di cuenta de que el selector estaba en posición Low.

La caja es demasiado pequeña

El volumen de aire en el interior de una caja pequeña es menor, por lo que es más susceptible de calentarse con mayor rapidez. Además, al estar los componentes y los cables más apretados por la falta de espacio, es habitual que el flujo de aire que comentábamos en apartados anteriores no sea óptimo.

Solución: comprar una caja de tamaño ATX y volver a instalar en ella todos los componentes, comprobando antes que son compatibles con este tamaño (lo más probable es que si, ya que es un tamaño muy estándar). Si quieres saber más detalles al respecto, clica aquí.

La torre está encajonada

Si has adquirido una mesa de esas que llaman “para ordenador”, en la que existe un hueco preparado para la caja del PC, puedes tener problemas ya que, dependiendo de la mesa, la torre no podrá extraer el aire caliente por detrás y se calentará sin remedio.

Solución: pon la torre encima de la mesa o abre aberturas en la madera por la parte de atrás. Disponer de una refrigeración óptima es más importante de lo que parece.

 

En la imagen inferior aparece una torre totalmente encajonada, ¡incluso con puerta delantera! Es obvio que la refrigeración del PC que se instale ahí será pésima.

Mesa para ordenador nefasta

 

Trabajar con la tapa lateral extraída

Aunque parezca que si quitamos la tapa lateral el PC va a estar más fresquito, esto no es así. Al quitar la tapa el flujo de aire interno, que va desde los ventiladores de entrada a los de salida, pasando principalmente por la CPU y la tarjeta gráfica, se interrumpe, con lo que realmente estamos haciendo que aumente la temperatura sin darnos cuenta.

Solución: vuelve a poner la tapa.

Fuente de alimentación en la parte superior de la caja

Ya hace tiempo que la mayoría de fabricantes ha dejado de instalar las fuentes de alimentación en la parte superior de la caja, pero algún que otro caso se puede encontrar todavía. La fuente de alimentación instalada en la parte superior entorpece la salida de aire caliente, de ahí que todos los fabricantes ya las pongan en la parte inferior. Si tu caja es antigua y aun incorpora la fuente en la parte superior, clica aquí y sabrás lo necesario para comprarte una torre adecuada.

Fuente de alimentación de baja calidad

Cuanto mejor es la calidad de la fuente, menos calor disipa y menos incrementa la temperatura del interior de la caja.

Solución: compra una fuente con certificación 80 PLUS BRONZE o mejor superior, ya que limitarás el calor que puede llegar a desprender y de paso reducirás el consumo eléctrico (clic aquí para saber todo sobre la fuente de alimentación del PC).

Montaje incorrecto del disipador del procesador

Entre el disipador y el procesador únicamente se encuentra una pasta térmica que favorece la transmisión de calor. Si el contacto no es perfecto, ya sea porque se afloja uno de los tornillos, porque se le da algún golpe o simplemente porque no se ha instalado bien, la temperatura del procesador subirá con toda seguridad. Otra posibilidad es que la pasta térmica se seque por algún motivo y, al reducir la transmisión de calor, la temperatura de la CPU suba.

Solución: desmontar el disipador, renovar la pasta térmica y atornillar a conciencia.

Componente deteriorado

En algunos casos, uno de los primeros síntomas de que un equipo está llegando al final de su vida útil es que se recalienta, calentando a su vez el interior de la torre.

Solución: identificar el equipo que está fallando y sustituirlo.

 

Overclock

El overclock consiste en hacer trabajar al PC por encima de sus especificaciones de diseño. Si se hace overclock es indispensable aumentar la refrigeración por encima de lo normal, ya que el calentamiento que van a experimentar los componentes también va a ser superior a lo normal.

Solución: no hagas overclock, déjalo para los expertos (yo nunca lo he puesto en práctica, no me apasiona forzar los componentes sin necesidad).

www.elmanitasdelpc.com

Si necesitas ayuda respecto a lo que acabas de leer o sobre cualquier otro tema relacionado con el ordenador, envíame un email a ventura_perez@hotmail.com y te ayudaré sin compromiso.